viernes, 5 de junio de 2015

Reseña de cine: Dando la nota: Aún más alto

Reseña de cine:

Dando la nota: Aún más alto


ESTRENO: 22 de mayo (1h 45min)
DIRECTOR: Elizabeth Banks
REPARTO: Anna Kendrick, Rebel Wilson, Hailee Steinfeld, Brittany Snow, Skylar Astin, Adam DeVine, Elizabeth Banks, Anna Camp
GÉNERO: comedia
PAÍS: EE.UU.

D
ando la nota: Aún más alto es la secuela de Dando la nota (2012), donde vemos a Beca y Amy la Gorda enfrentarse a su último año de la universidad.

Las Bellas de Barden se han convertido en el grupo acapella más famoso e importante del campus y se van a presentar al Campeonato mundial de coros. Junto al grupo ya formado, una nueva joven quiere formar parte de las Bellas, ya que su madre perteneció en su día a este grupo.

Elizabeth Banks (Los Juegos del Hambre: Sinsajo. Parte 1) dirige y protagoniza esta secuela y completan el reparto Anna Kendrick (Dando la nota, Crepúsculo), Rebel Wilson (Despedida de soltera) y Anna Camp (Criadas y Señoras, House of Lies).



Reseña

Se dice muchas veces que las mejores partes son las mejores, y en este caso no podría estar más de acuerdo.
Las Bellas han ganado el campeonato nacional tres veces consecutivas (la primera vez que lo logra un grupo formado solo por chicas), tienen una gira preparada y están deseosas de volver a triunfar en su último año de universidad, pero las cosas cambian cuando, a raíz de un percance técnico, el coro acapella es eliminado temporalmente de la competición y, además, han perdido su gran momento en la gira por el país. Desesperadas para volver a ponerse en marcha, las chicas deciden participar en el campeonato mundial, pero las cosas ya no son las mismas. Las Bellas han perdido esa armonía que las convertía en diosas de la canción y deben volver a ponerse las pilas y trabajar  más unidas que nunca.


Dando la nota me encantó. Así de simple. Era genial: tenía argumento, acción, tenía un montón de canciones impresionantes y unos mash-ups que, sigo creyendo, pocos pueden superar. Pero esta segunda secuela lo ha estropeado un poco.

En primer lugar, es posible que unos pocos comentarios sarcásticos queden bien en el guión de un presentador, pero lo que hace John como comentarista de los campeonatos y las actuaciones acapella es degradante. En serio, hubo momentos en los que quise estrangularlo. ¿Pero de que va? Los comentarios machistas sobran y, aun que entiendo que se supone su cometido es hacer de idiota, el insultar y criticar a chicas por su aspecto –y no teniendo en cuenta las maravillas que hacen con sus voces- no aporta ni autenticidad ni diversión a la película.

En segundo lugar me gustaría hablar de la música. Casi no hay. Pasamos de un argumento que giraba completamente alrededor de la música, con batallas, semifinales y competiciones, a poner ésta en un segundo plano detrás de trabajos y relaciones.
Y, por cierto, ¿por qué han quitado a Luke –no sé si os acordáis, pero era el bombón-con-unos-abdominales-impresionantes-locutor-de-la-emisora?

Positivo. Sí, porque también hubo. Lo primero, la relación entre Bumper y Amy. Hay otras relaciones como la de Becca y Jesse, pero la de Amy la Gorda y el antiguo capitán de los Troublemakers fue la que más avanzó. Me encantaron las escenas románticas de la cena que prepara él en la glorieta al lado del lago con velas y comida cara, sobretodo la parte en la que Bumper da su discurso de amor. También, ¿cómo no?, la escena en la que Amy cruza todo el lago a remo para alcanzar a su chico y pedirle perdón –incluyendo entremedio alguna que otra queja sobre lo grande que es el lago, etc- con una canción preciosa.

Otra relación que me pareció muy mona era la de Emily (la chica nueva) y Benji (lo conocéis como el compañero friki de habitación de Jesse). Él con sus trucos de magia y los momentos en los que se pone nervioso cuando la ve a ella y empieza a tartamudear y a soltar disparates… me pareció encantador.

Por otro lado, aun que antes he hablado ya sobre la música me gustaría añadir que, sin duda, la última actuación de las Bellas en Copenhague… me quedé sin palabras. La canción original que presentan es preciosa, y combinada con un mash-up inicial de Run the World [Girls] de Beyonce –solo por eso ya tuvieron mi aprobación- y el numerito de las palmadas y los chasquidos, o cuando unen a todas las antiguas Bellas… Con esa actuación no podían perder.  

Asimismo, me gustaría comentar sobre Das Sound Machine (DSM), los archienemigos de las Bellas. Desde luego van coordinados, de eso no hay duda, pero creo que el crear esas coreografías tan robóticas se alejaba un poco de lo que se acostumbra a ver en actuaciones de canto acapella –lo que supongo era la intención de la directora-. No me gustó el hecho de que los calificaran de ser autómatas sin alma por su nacionalidad –yo tengo sangre alemana en mis venas y soy incapaz de coordinar tres pasos seguidos sin caerme- pero tengo que reconocer que lo hicieron genial y que tienen unas habilidades para el canto espectaculares.

En resumen, una película bastante buena, con escenas que te harán reír y otras que conseguirán transmitirte tanto ritmo que no podrás dejar de moverte. A mí no me gustó demasiado –si la vuelvo a ver será solo por las canciones- pero todo depende de la persona, así que no te dejes influenciar por mi opinión y descubre por ti mism@ Dando la nota: Aún más alto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Has leído el libro o has visto la película? ¿Te ha gustado? No dudes en dejar tu comentario y dar tu opinión.