miércoles, 8 de abril de 2015

Wallbanger (#1 Cocktail),Alice Clayton

Wallbanger

#1 Cocktail

Alice Clayton


Sinopsis

Foto: aliceclayton.com
La primera noche que Caroline se muda a su fantástico departamento en San Francisco, se da cuenta que tendrá un conocimiento de primera mano acerca de las aventuras nocturnas de su vecino. Gracias a unas paredes que parecen de papel y al atlético desempeño de este, puede oír no solo el incesante golpeteo de la cama contra su pared sino también la excitada respuesta de lo que parece (noche tras noche) un inacabable desfile de mujeres. Y debido a que Caroline se encuentra en un lapso de sequía, y su vecino es claramente atractivo para las mujeres, se da cuenta que sus fantasías la mantienen despierta incluso después de que el ruido cesa. Así que cuando el golpeteo de la pared amenaza con tirarla de la cama, Caroline, llena de frustración sexual y usando solo un pequeño baby-doll rosa, confronta a Simon Parker, su escuchado-pero-nunca-visto vecino. La tensión entre ellos es tan gruesa como las paredes son delgadas, y los resultados son igual de diversos. De pronto, Caroline está aprendiendo una nueva definición de la palabra vecinos...





Reseña


Foto: bookishtemptations.com
¿Te gustan las historias románticas? ¿Eres un/a apasionad@ de la decoración y la fotografía? ¿Tienes al gato como tu primera opción de mascota predilecta? De ser así, no lo dudes, este es tu libro.
Caroline es una exitosa diseñadora de interiores de veintiséis años que tiene dos amigas increíbles, un gato sin el que no puede vivir, Clive, y un muy desaparecido O (O=orgasmo). El hecho es que a pesar de este último detalle, a Caroline no podría faltarle de nada: ha renunciado a las citas después de su desastrosa noche con James-ametralladora y está felizmente soltera, su jefa la adora y vive en un hermoso piso. Pero no todo en la vida puede ser perfecto, y el antagonista de nuestra protagonista es su caliente y sexy vecino, Simon Parker, y su activa vida sexual que impide dormir a Caroline con sus incesantes golpes a la pared –de ahí viene Wallbanger- y las risas, nalgadas y maullidos –sí, has leído bien, maullidos- de sus amantes. Así que es de esperar, cuando ella llama  a su puerta para pedirle que deje de golpear su pared y la deje dormir –porqué los golpes son tan fuertes que duelen, literalmente- y el chico resulta ser un Adonis que la recibe solo con una toalla envuelta en las caderas (ojalá todos tuviéramos esa suerte…).
Foto: bookishtemptations.com
Hasta aquí es lo que voy a contar, pero puedo decirte que la continuación de la historia no es para nada como te la imaginas. Repleta de momentos de lo más divertidos y largas-palabras-formadas-por-la-unión-de-diferentes-palabras-unidas-por-guioncitos, Wallbanger te enganchará con sus personajes.
Entre ellos están las encantadoras mejores amigas de Caroline y sus respectivos hombres, la elocuente jefa y su prometido baja-bragas y, por supuesto, Clive, un gato protagonista de las escenas más descabelladas que puedas imaginarte –si no quieres leer spoilers, pasa directamente al siguiente párrafo- entre las cuales una emocionante confrontación con la pared en busca de su gran amor, la chica que maúlla en la habitación contigua (te prometo que tuve que parar a respirar y tranquilizarme después de leer eso porqué me había caído de la silla y todo).
Foto: encrypted-tbn3.gstatic.com
Además, la tensión sexual es palpable en cada página y entre todas las parejas, mezclada con toques de dulzura y romanticismo que te harán desear ser dicha persona. Tampoco falta la típica escena descerebrada, pues con una protagonista como Caroline no pueden faltar divertidísimas escenas hablando consigo misma enfrente del espejo o manteniendo una conversación aparentemente normal con su mascota.
En fin, una novela sin igual, con una autora directa y realista, personajes geniales, cantidad de momentos cómicos y un final con sorpresa… ¿qué más puedes pedir?


Citas

Foto: photobucket.com
“-¿Tú te sientes sola? -¿Cuándo estoy viajando? No, soy excelente compañía. –Odio admitirlo, pero estoy de acuerdo con eso.”
“Manzanas. Manzanas. Voy a pelar algunas manzanas –se dijo a sí mismo y se dio la vuelta hacia el colador lleno de manzanas en el fregadero. Pelando manzanas, sólo pelando manzanas. No sentí tus senos. No, no, yo no –cantó mientras yo me reía abiertamente de él.”
“Mimi tenía tres niveles de sonido: Alto Normal, Alto Emocionado, y Alto Borracho.”
“Nunca me metería entre una mujer y su langosta.”
“¿Cómo haces que un Wallbanger deje de sonreír? Lo besas.”
“-Caroline, querida, acabas de ser rechazada por un hombre que una vez hizo maullar a una mujer durante treinta minutos seguidos. ¿Cómo te sientes? –Bueno, bebí vino suficiente para sostener un pequeño pueblo español, no he tenido un orgasmo en un millar de años y probablemente voy a morir vieja y sola en un apartamento bellamente diseñado con todos los hijos ilegítimos de Clive pululando a mi alrededor… ¿Cómo crees que me siento? –Tonta Caroline, castraste a Clive.”
“Escuchar a una nueva pareja, y mucho menos dos nuevas parejas, a veces puede ser vomitivo. Añádele una resaca y esto iba a ser una larga mañana.”
“Siempre es bueno cuando lo que necesitas y lo que quieres son la misma cosa.”
“-Ponlo en tu pipa y chúpatelo. –Creo que es fúmatelo, JIllian. Ponlo en tu pipa y fúmatelo. –Ah, fúmatelo, chúpatelo, lo que sea. Cómete tu galleta d ela fortuna, cariño. -¿Qué dice la tuya? –Despide a todos los empleados que tienen más de un lápiz en su cabello. ¿Qué dice la tuya? –Sea consciente de las paredes que construye y lo que podría estar al otro lado.”
“Era la cama de las camas. Era la cama que querían ser todas las camas cuando crecieran. Era el paraíso de las camas.”
“-Tú te sacudes. Yo ronco. ¿Qué haremos al respecto? -¿Tapones para los oídos y espinilleras?”
“Y aquí estaba yo, cubierta de miel y pasas, golpeando mi cabeza contra el mostrador después de matar mi brioche.”
“-No lo olvidaré, pero estaba de alguna forma bajo coerción. –Estabas debajo de mí, no bajo coerción, debajo de .”
“-¿Ese es el golpe que oí? -¿Lo oíste? –Sí, me despertó. -¿Y no viniste a ver si estaba bien? –No quería molestar a Clive. –No puedo creer que haya estado durmiendo a tu lado. Gato traidor. –Ahora somos amigos… bueno, casi amigos. Se meo en mi sudadera de nuevo.”
Foto: s-media-cache-ak0.pinimg.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Has leído el libro o has visto la película? ¿Te ha gustado? No dudes en dejar tu comentario y dar tu opinión.